Las Prisiones Privadas Expuestas, Misma a las Públicas

Postage is one of our biggest expenses. Why not send a book of stamps or two to POB 40799 SF, CA 94140 next time you're at the post office? help out
[Spanish] [Abuse]
expand

Las Prisiones Privadas Expuestas, Misma a las Públicas

Recientemente, una revelación de la prisión privada ‘Winn Correctional Center’ (el Sistema Penitenciario de Winn) en Winnfield, Luisiana, que esta manejada por ‘Corrections Corporation of America’ (la Corporación Correccional de América - CCA) fue publicada en ‘Mother Jones’ (1); una organización de noticias. El artículo explica las condiciones inhumanas y las atrocidades conectadas con los fines de lucro de la CCA.

En la sección sobre la sala de correo, el autor Shane Bauer menciona Under Lock & Key (ULK):

“Deben estar atentos de ciertas cosas, por eso hay boletines puestos por toda la sala de correo, por ejemplo: un boletín informativo de una organización antiimperialista llamado Under Lock & Key (ULK), una edición de Forbes que incluye un enrutador inalámbrico en miniatura para el internet, un CD grabado por Chicano, un rapero gánster, que tiene una canción llamada ‘Death on a CO’ (Muerte en un CO).” Curiosamente, los empleados en la sala de correo de Winn, consideran la educación política tan peligrosa al ambiente de la prisión así como a electrónicos y las amenazas de muerte. Esta obvia censura no es única a esta prisión y tampoco es única a las prisiones privadas. Hay muchas cárceles estatales por todo el país donde sabemos que nuestro correo esta censurado en una manera similar. Desafortunadamente, no tenemos una periodista de investigación dentro de las cárceles y como solo podemos comunicarnos con nuestros camaradas por correo, no hay ninguna manera de combatir esta censura o exponerla. Siempre publicamos incidentes de censura en nuestra página web, pero en realidad, nunca sabremos lo que ocurre con aproximadamente dos tercios del correo que mandamos.

Al leer la revelación, uno podrá creer que esta prisión privada es diferente a las cárceles estatales. Esto es uno de los aspectos negativos más graves de este artículo, porque los lectores se quedan pensando que las prisiones estatales son intrínsecamente mejores. Sin embargo, todavía publicamos muchos artículos de nuestros correspondientes que están dentro de las cárceles que muestran que las prisiones estatales pueden ser tan malas así como ‘Winn Correctional Center’ (el Sistema Penitenciario de Winn); uno ejemplos incluyen: la falta de asistencia médica adecuada que resulta en problemas de salud a largo plazo, la falta de cursos, el confinamiento arbitrario de los prisioneros a sus celdas, el uso de la fuerza en exceso, la falta de discreción en la contratación de empleados, y la lista continúa.

Luchar contra las prisiones privadas es decir que las prisiones estatales son aceptables. Es algo que legitimiza el gobierno de los Estado Unidos (EE UU) como un árbitro imparcial e indica que la prisión no es algo perjudicial, pero si no, es solo la titularidad privada que es mala. Sin embargo, ‘The Maoist Internationalist Ministry of Prisons’ (El Ministerio Internacional Maoísta de Prisiones – MIM Prisons) ve que la lucha de la prisión en los EE UU es una lucha en contra del control social – sin importar si es privada o estatal.

Damos las gracias a Shane Bauer por escribir este artículo tan espantoso que ayuda a nuestra lucha contra las condiciones inhumanas en las prisiones. Debemos tener una visión más amplia de cómo las cárceles estatales están relacionadas a este tema. E incluso, como el movimiento de la reforma penitenciaria está conectada con la lucha por la autodeterminación de las semi-colonias internas y con la liberación del Tercer Mundo del control total del imperialismo. Sin duda, el encarcelamiento para sacar provecho debe ser abolido. Pero este fenómeno solo podía ocurrir en una economía capitalista. Si no esta atrocidad del capitalismo, habrá otra, y por supuesto hay otras. Si nuestra lucha está restringida simplemente a la abolición de la titularidad de las prisiones, hubiéramos malgastado mucho tiempo y energía que podría haber sido usado en una lucha mucho más grande.

1. Shane Bauer, “My Four Months as a Private Prison Guard,” Mother Jones, julio/agosto 2016
chain